martes, 13 de febrero de 2018

Escalera de caracol en las montañas Taihang de Linzhou


Linzhou - Henan - China

China trabaja duramente en convertir su país en un destino turístico, tanto para sus propios ciudadanos como, para quienes la visitan desde el extranjero. Su variada naturaleza es seguramente lo más sencillo a destacar porque sus paisajes espectaculares son muchos.

Pero el viajar exige ahora cierta dosis de ‘experiencia’ y la adrenalina es un buen aliño para dar emoción a cualquier aventura. En Linzhou, en la provincia de Henan, los montes Taihang se elevan dejando a la vista paredes verticales
de imponente presencia. El asunto está en que, desde el suelo, resulta difícil darse cuenta de la monumentalidad del desplome que se produjo al formarse las montañas y también imaginar las sensaciones que se generan al recorrer, paso a paso, esa caída a pico de la pared.

Una escalera de caracol de prácticamente cien metros asciende en vertical paralela al muro para seguir, de abajo a arriba, un buen tramo del mismo, con la mirada puesta tanto en el detalle de la roca como en el amplio paisaje que se va abriendo a medida de
progresa la ascensión.

Una vez arriba, una pasarela enlaza con el sendero que discurre al borde de la roca. Un sendero que resulta un buen complemento para añadir emoción a la experiencia de subir por la escalera, en caso de que la aventura no
haya sido suficiente.
Por supuesto, el ascenso no es recomendable para quienes padecen de vértigo y como el rescate tampoco debe ser fácil las autoridades ponen problemas a que suban las personas mayores de sesenta años.

Leer más…

jueves, 1 de febrero de 2018

Musée Yves Saint Laurent - Marrakech


Rue Yves Saint Laurent
40090 Marrakech
Maroc

www.museeyslmarrakech.com/

Marraquech es una ciudad cargada de mitos y sofisticación. Para muchos es la última gran ciudad antes del desierto. Pero tal vez habría que decir que es la primera capital después de esa especie de mar que es el Sahara. Como en tantos países,
las novedades, la nueva savia de la que se han alimentado llega desde el mar. En Marruecos ha llegado a través del desierto llevada por tribus cuya energía irradió desde Marrakech hacia el norte.

La llamada de Marrakech, su secreta energía, la sofisticación de ese silencio que procede del desierto ha penetrado en Europa precisamente allí donde la sofisticación es un signo de identidad. Los propietarios de Yves Saint Laurent, la marca de lujo
asentada en el mundo de la moda, abrieron en la ciudad un museo en un edificio de nueva construcción donde dejar su huella.

Todo empezó en 1980 cuando comprraron el Jardín Majorelle. Jacques Majorelle, pintor, francés, dedicó
cuarenta años a crear un bello jardín donde el sonido del agua discurriendo por pequeñas acequias, la sombra de árboles exóticos, el color de las flores, la fragancia de las hierbas olorosas y la arquitectura morisca del palacete pintado del azul intenso que utilizan
los moradores del Atlas crean un entorno casi mágico. Los nuevos propietarios recuperaron el jardín, en riesgo de desaparición, y crearon un museo bereber donde conservar excelentes muestras de las artes tradicionales del lugar.

Luego vino el museo importante, un edificio nuevo donde exponer la colección permanente de trajes y bocetos creación de Yves Saint Laurent y donde presentar exposiciones temporales de fotógrafos que trabajaron con Yves Saint Laurent y de
obras de artistas en línea con el espíritu de la Fundación que ampara la iniciativa entera.

Yves Saint Laurent y Pierre Bergé -cofundador de la marca de moda, industrial y mecenas- descubrieron Marrakech y se enamoraron
de la ciudad. Quedaron seducidos por su encanto. Percibieron el riesgo de que se perdieran piezas importantes de su tradición y emprendieron una vasta labor de recuperación. En el Museo Yves Saint Laurent y el Jardín Majorelle han dejado su decisiva impronta.

Leer más…

miércoles, 29 de noviembre de 2017

El Sky Garden, en el Walkie Talkie


20 Fenchurch Street - Londres


skygarden.london

Londres es una capital agotadora, generadora de eventos que no pueden perderse y exigente con el visitante que quiera abarcarlo todo.

Por ello, la noticia de un lugar donde descansar un rato, comer al mismo
tiempo que se goza de la ciudad y darse un respiro en contacto con ese impulso hacia la innovación que es la seña de identidad de Londres debe ser bien recibida y tenida en cuenta para la próxima visita.

Viñoly es un afamado arquitecto uruguayo. Sus edificios están en todo el mundo y merecen toda clase de elogios. En Londres ha sido el artífice de uno de sus últimos rascacielos, el 20 Fenchurch Street, al que los londinenses han apodado el Walkie Talkie.


El ya famoso Wlakie Talkie está lleno de particularidades. Para algunos es el peor edificio de los últimos tiempos -tuvo cantidad de problemas durante su construcción-, para otros es feo a morir… Pero tiene también puntos positivos que lo hacen
singular.

El principal de ellos es su enorme espacio ajardinado en la última planta con unas vistas espectaculares sobre la ciudad. La localización ayuda, porque se autorizó levantar el rascacielos un poco alejado del ‘bosque’ de
edificios altos de la city. Con ello, la panorámica que se despliega desde el Sky Garden es fantástica. Y dada la forma en apertura del edificio, la sensación de vacío desde la terraza, casi sobrecogedora.

Otro de los éxitos ha sido el
restaurante, cuyas mesas permiten comer con la ciudad literalmente a los pies. Un restaurante amplísimo para no sentirse encerrado y en un entorno a distintos niveles como para pensar en un auténtico jardín al aire libre. Al aire libre y tocando, como quien dice, el cielo.

La próxima visita a Londres ya tiene nueva excusa, esta vez para relajarse y descansar, sin pensar que se pierde el tiempo, durante un buen rato. Pero ojo, el acceso al Sky Garden tiene un número limitado de personas al día, debido a lo cual lo prudente es planificar la visita y hacer una reserva en la dirección de internet que figura arriba.

Leer más…

miércoles, 11 de octubre de 2017

Storm King Art Center


Cornwall, NY
1 Museum Road
New Windsor, NY 12553

stormking.org

Nueva York sabe sacar provecho de sus recursos y de su iniciativa para convertirse en un faro para quienes buscan cultura y modernidad.

Algunas cosas, sin embargo, pasan desapercibidas a pesar de su importancia. El Storm King Art Center
es uno de los museos más importantes del mundo de escultura al aire libre. Se trata en realidad de un parque de 200 hectáreas situado en el valle del Hudson con colinas, áreas arboladas y praderas. Una reserva estatal protege su entorno y la integridad el paisaje que lo envuelve.

En el parque se despliegan más de cien esculturas de los mejores artistas de nuestro tiempo situadas en lugares cuidadosamente elegidos.

El Storm King Art Center se propuso como objetivo reunir y conservar
esculturas de gran tamaño pero al mismo tiempo también jugar con la naturaleza para crear paisajes y sensaciones imposibles de disfrutar en los museos convencionales.

Una variada colección de esculturas de los artistas
más relevantes del siglo XX espera al visitante junto a la ciudad de Cornwall a una distancia más que asequible desde Nueva York: una hora aproximadamente en tren desde la Grand Central Terminal.

Leer más…

lunes, 3 de julio de 2017

Museo Aga Khan, de Toronto


77 Wynford Drive, Toronto,
Ontario M3C 1K1 - Canadá

www.agakhanmuseum.org/

Las noticias mandan y nos hemos olvidado de que el islam es también tolerancia, sensibilidad, conocimiento, progreso...

El Aga khan, cabeza de la rama ismailita del islam, contribuye desde hace tiempo a que aflore este
otro islam que apuesta por la convivencia y el entendimiento, alejados de las tensiones de la búsqueda de poder y de la propaganda. Quizás por ello el museo que se abrió en Toronto, extraordinario se mire por donde se mire, ha quedado en un discreto segundo plano.

El continente, un edificio de blancura inmaculada y de limpias líneas rectas sugiere, en un ejercicio de economía que es al mismo tiempo de fuerte expresividad, la mano del arquitecto japonés Fumihico Maki.

Pero no es sólo el exterior lo que impacta al visitante, porque el interior resulta de extraordinario interés.

El objeto del museo es ofrecer miradas y perspectivas singulares sobre las civilizaciones y las corrientes culturales
islámicas que se han desarrollado a lo largo del tiempo. Y pretende también, a los ojos de occidente, ser fuente de conocimiento, entendimiento y tolerancia.

Diversas exposiciones ocupan las salas del museo.
Pero los fondos que constituyen su colección son de primer nivel y reflejan una sensibilidad exquisita. Objetos que abarcan desde el siglo VIII hasta hoy y que cubren un espacio geográfico que va de la vieja Al Andalus hasta el sudeste de Asia ofrecen
una completa panorámica del arte musulmán.

Una panorámica que se concreta en extraordinarios manuscritos, dibujos, pinturas, cerámicas, trabajos en metal... para dar una visión completa de
lo que ha sido la búsqueda de la belleza y de la inteligencia en una cultura que discurrió por caminos propios y en paralelo a la que floreció en occidente.

Toronto se ha convertido en un faro que invita a acercarse a la cultura -las culturas- del islam, y con ello ha añadido un nuevo e importante motivo para atraer a los viajeros.

Leer más…

jueves, 15 de junio de 2017

The Design Museum


224 - 238 Kensington High Street
London W8 6AG

designmuseum.org/

Desde la remota época de Mary Quant y compañía, Londres ha apostado por sobresalir como la capital del diseño. Y lo ha hecho, entre otras cosas, a través de un museo que debía recoger lo más relevante de la inventiva de cada momento.


Varias localizaciones sirvieron para ello, en edificios e instalaciones más modestas de lo que pretendía el propósito de convertirse en un gran escaparate para llamar la atención de propios y extraños en la capital británica.

Un nuevo edificio, importante por sus dimensiones y por la ambición de la iniciativa que lo ha promovido ha servido para poner al Museo del Diseño de Londres en el lugar que se merecía.
Situado en un punto tan céntrico
como High Street Kensington, se anuncia como el museo más importante del mundo dedicado al diseño contemporáneo en cualquiera de sus formas, desde la arquitectura y la moda hasta el diseño
gráfico, de productos e industrial.

Los primeros objetos que animaron lo que debía ser una importante colección de diseño contemporáneo datan de los años 60, cuando una ola de modernidad
se propagó en la sociedad y cambió gustos, ídolos populares y costumbres. Desde entonces la colección ha crecido, mirando tanto hacia adelante como hacia atrás en el tiempo, con la intención de mostrar no sólo no solo resultados, es
decir los objetos terminados, sino también cuál ha sido el proceso para llegar a ellos, reuniendo herramientas, proyectos y prototipos, ensayos más o menos utópicos y modelos finales.

Una excursión en el tiempo a través de objetos que han marcado épocas y que han formado parte de las aspiraciones de distintas generaciones es lo que ofrece el nuevo Design Museum de Londres.  Pero esta excursión es también el recorrido por el talento más innovador y más afortunado que ha mejorado y ha hecho más deseables los productos que han acompañado durante más de un siglo la vida cotidiana de los europeos.

Leer más…

martes, 9 de mayo de 2017

Hamburger Bahnhof - Museum für Gegenwart

Invalidenstraße 50-51
10557 Berlin Tiergarten - Alemania


https://www.museumsportal-berlin.de/

En 1996 abrió sus puertas la Hamburger Bahnhof - Museum für Gegenwart, un museo incluido en la red de museos estatales dedicado al arte contemporáneo.

¿Y cuál es la razón para hablar de él habiéndose inaugurado hace ya tiempo? La primera es que se trata
de un excelente museo, pero la principal es que no formando parte de los 'grandes clásicos' y cayendo un poco a trasmano en su localización es relativamente poco visitado y sin embargo merece que se le preste buena atención.


Se halla en las instalaciones de una antigua estación. Y hay que empezar diciendo que comparado con sus hermanos de la Isla de los Museos su aspecto exterior invita poco a entrar. Está anunciado con discreción y la fachada corresponde a un edificio de 'segunda
división' alejado de las importantes moles propias del mejor espíritu prusiano. Pero lo importante está en el interior y no en el cascarón. Se entiende que un museo de arte contemporáneo se ocupe más de sus propias instalaciones que de darle realce a una fachada del 
siglo XIX.

Una nave amplia, elevada, siguiendo el estilo de la arquitectura de hierro que floreció en la época dorada del ferrocarril se abre espaciosa para acoger parte de la obra que reúne el museo. Una obra en buena medida compuesta
por instalaciones de artistas de vanguardia que ocupan esta nave principal, donde antiguamente se situaban vías y andenes, y ocupan también numerosos espacios igualmente propios de la estación, magníficamente recuperados y convertidos en salas de exposición
funcionales e impecables.

Obras arriesgadas, sorprendentes muchas veces, de vivo impulso creativo muestran el interés de la ciudad por el arte que con más decisión se asoma al futuro.

Pero la colección del museo contiene también obra de artistas consagrados de la segunda mitad de siglo XX. En un ala aparte se exponen los fondos de la Marx Collection que constituyó la semilla del museo que hoy vemos. Beuys, Kiefer, Lichtenstein, Rauschenberg, Townbly y
Warhol  recuerdan a los más famosos de quienes empujaron el arte para abrir nuevos horizontes y dar una personalidad propia a la expresión creativa del siglo XX.

Beuys aparece especialmente representado, los demás
mucho menos, porque la colección es pequeña. Pero la selección es a todas luces extraordinaria y las obras expuestas resultan singulamente atractivas. Sólo por ellas merece la pena visitar el museo entero y solo por el museo merece la pena una visita a Berlín.

Leer más…